MAS DE 22.000 PERSONAS YA DISFRUTARON DE LA OBRA DE SOLDI
SON 150 PINTURAS; LA GRAN MAYORIA JAMAS SE HABIA EXHIBIDO EN LA ARGENTINA.

Fuente: Diario La Nación
Fecha: 13 de noviembre de 2002
Por: Susana Reynoso


Son trabajos que el artista realizó entre 1928 y 1950
Se puede visitar una reconstrucción de su "secreto" atelier
La muestra permanecerá abierta hasta el 8 de diciembre


Raúl Soldi volvió al Palais de Glace. Desde la semana última, más de 22.000 personas disfrutaron de las 150 obras del reconocido artista -fallecido en abril de 1994- que integran la muestra. La gran mayoría de los trabajos expuestos son inéditos para la Argentina, según explicó a LA NACION el galerista Ignacio Gutiérrez Zaldívar, organizador de la exhibición actual y dueño de Galerías Zurbarán.
Hace diez años, el Palais recibió a Soldi, quien por entonces llevaba una década sin pintar. Hubo más de 400.000 visitantes y el artista concurrió 16 veces a la muestra.
En esta ocasión el recorrido se integra con obras que, por ejemplo, habían sido exhibidas en Italia, pero no en nuestro país. Abarca un período pictórico que comienza en 1928 y llega hasta 1950, año en que Soldi abandonó la escenografía -señaló Gutiérrez Zaldívar- para dedicarse de lleno a la pintura. El artista fue escenógrafo de Argentina Sonofilm.
Precisamente, fue su flexibilidad para moverse en el territorio del arte lo que le permitió explorar la pintura, el teatro y el cine; estas últimas geografías, como escenógrafo.
Objetos personales, cuatro documentales, reproducciones fotográficas de los murales que pintó para la capilla de Glew y una recreación del atelier del pintor -cuyo ingreso estaba vedado a la mayoría de visitantes- completan la exhibición, donde se destacan obras muy bellas y de gran porte.
El taller secreto:
"El taller de Soldi era secreto -rememoró Zaldívar- y era como un baño sauna, porque él era muy friolento y siempre tenía unas estufas de cuarzo encendidas. De tanto en tanto se oía maullar al gato, cuando Raúl lo pisaba, distraído."
En el atelier, Soldi pintaba de sol a sol, literalmente, por cuya razón pasaba de largo el almuerzo.
Entre las obras inéditas en exhibición hay un mosaico que recrea parte de su obra, hecho en Portofino, Italia, del cual existe una réplica original en aquel país.
Uno de los videos constituye un material singular. Sobre dos paredes opuestas de la planta baja del Palais se observan sendos marcos de cuadros vacíos. Sobre ambos se proyectan imágenes de dos obras de Soldi. La voz del artista en off completa las explicaciones de las pinturas que rodean los marcos vacíos.
En otro documental de 24 minutos, realizado por su hijo, el cineasta Diego Soldi, el pintor habla de sus cuadros. Y en otro, el propio Gutiérrez Zaldívar cuenta la vida del artista en 14 minutos.
El taller que Soldi tenía en el porteño barrio de Núñez constituye una escenografía vistosa en una de las salas. Están su mesa de trabajo, su caballete, sus pinceles, las mascarillas de yeso y los maniquíes con trajes de la belle époque . La muestra permanecerá abierta hasta el 8 de diciembre y puede visitarse de martes a domingos, entre las 14 y las 21.